• Home
  • Novedades
  • Reforma Laboral: algunas claves del proyecto – Parte II

Coaching para abogados ¿si o no?

Cuando uno elige la carrera de abogado, una de las cosas en las que piensa es en la cantidad de veces que vamos a tener que posicionarnos delante de un juez y argumentar para defender a un cliente. Hay quienes observan que esa actuación sólo está destinada a quienes decidan ser abogados litigantes. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

El abogado siempre tendrá que poder “ponerse en papel”, mediar, argumenta, convencer, apelando no sólo a los hechos y a las pruebas, sino también a la proxémica y a la oratoria. Ahora bien, ¿están todos preparados para eso? ¿La Academia forma abogados que sepan usar sus habilidades, ordenar sus discursos, atraer la atención del auditorio? Estudio Chittó, asesoramiento jurídico en Córdoba, te muestra lo que el coaching promete hacer por los abogados.

El coaching consiste en liberar el potencial de un individuo para que pueda dar lo mejor de sí mismo y algunos de los puntos sobre los que trabaja son: 

coaching

Aprender a escuchar

La escucha es clave para la práctica del abogado, sin embargo, a veces las ansiedades, la complejidad del caso o la falta de tiempo impiden que realicemos una escucha atenta, ya sea de nuestros clientes o de nuestro equipo de trabajo. Las consecuencias son desde una falta de entendimiento hasta falta de empatía. El coaching puede ayudar a desarrollar esta habilidad, así como a lograr mantener la escucha atenta de nuestro auditorio.

Aprender a comunicar
La comunicación es una herramienta clave en esta profesión, sin embargo, muchas veces suele ser un punto olvidado. No se trata sólo de hablar bien y usar términos jurídicos correctamente, sino de lograr mantener el hilo del discurso, de captar la atención, de ser entendidos y transmitir con claridad nuestras ideas.

Gestionar emociones
Un abogado que tenga todas las pruebas a favor pero se vea perturbado emocionalmente por una afrenta con su colega, no va a perder una causa, pero si le va a costar convencer, explicarse y demostrar lo que tiene en sus manos. Es conveniente que un abogado puede mantenerse “a flote” aun cuando lo estén interpelando bruscamente. Aprender a gestionar el estrés y la presión, tanto afuera como dentro de la oficina, son claves para alcanzar los resultados deseados.

Mejor manejo del tiempo
Va mucho más allá de cumplir con los famosos plazos: se trata de planificar y poder alcanzar objetivos.

Desarrollo de una marca personal
En un campo de trabajo en donde los abogados abundan, saber distinguirse es la clave. Por eso, el coaching apunta al desarrollo y gestión de la marca personal para mostrar los atributos, competencias y el diferencial que poseemos. Se trata de conocer y aprender a “presumir” la mejor versión de uno mismo.

Aprender a liderar
Esto es especialmente importante para cuando se trabaja con equipos. El abogado está muy acostumbrado a resolverlo todo solo, sin embargo, los paradigmas de trabajo de este siglo, invitan al trabajo en equipo, a la delegación. Ser líder no es fácil y dan cuenta de ello los escasos ejemplos de líderes que hay.
Entonces, ¿ si o no? ¿El coaching es necesario para la práctica profesional del abogado?

Etiquetas: estudio juridico en cordoba, abogado, coaching

.