Evitar el fraude en una empresa ¿es posible?

trabajo oficina empresa equipo

En la dinámica diaria de una empresa, se debe lidiar con mucho más que productividad, empleados y ventas. De hecho, estos son factores que de algún modo pueden ser controlados en alguna medida por los gerentes y ejecutivos a cargo. Sin embargo, hay otros asuntos que desvelan a la jerarquía y que tiene que ver con el fraude y las estafas que, sin dudas, son muy costosos para cualquier institución.

Estudio Chittó, especialistas en Derecho Corporativo en Córdoba, te deja en esta nota algunas claves que sirven para prevenir los casos de fraude en las empresas.


Antes que nada, es importante tener presente que más allá del dinero que se pierda, el daño también repercute en la imagen del negocio, en la confianza de los empleados y de los clientes. Por eso, es importante detectar situaciones anómalas a tiempo y tomar cartas en el asunto.

1- Haz lo que yo digo y ¡lo que yo hago!
Si un ejecutivo exhibe un comportamiento corrupto y deplorable, no tardará en convertirse en una peste. Aunque no parezca cierto, cuando los empleados sienten que trabajan para alguien honesto y leal, tienen la motivación de seguir por ese camino e imitar ese ejemplo. Caso contrario, empiezan a convencerse de que “ladrón que roba a ladrón, tiene cien años de perdón”.

2- Estandarizar ciertos procesos
Puede que resulte tedioso y hasta que nos robe un poco de tiempo, pero sobre aquellos procesos vinculados con pagos y con información clave, es importante dejar registro. De este modo, es más fácil detectar cuándo se gira plata demás, que cuando los pagos se hacen con cierta informalidad y sin constancia porque “es un proveedor de toda la vida”. Debe haber constancia de viáticos, gastos en regalos, eventos, homenajes, etc. Para que no se escape ni un peso demás. De paso, evitamos tentar a la gente. Dicen que “la ocasión hace al ladrón”.

3- Me quiere, no me quiere
Saber qué es lo que piensa la sociedad de nosotros, es un buen indicador de lo que puede estar sucediendo puertas adentro de la compañía. A veces, son los clientes y los proveedores los que se dan cuenta del comportamiento corrupto de los empleados y empiezan a tener una mala imagen del negocio. Mirarnos desde otros ojos ayuda a detectar casos de sobornos y estafas.

4- Discriminar tareas y funciones
En ocasiones, ante la urgencia de cubrir una vacante, se superponen una misma persona, funciones y responsabilidad que son incompatibles. Por ejemplo, el encargado de la caja con el encargado del control interno. Es importante tener conocimiento de estos casos, ya que si las funciones se “pisan” entre sí, es más fácil que surjan las grietas por donde se escapa el dinero.

5- Auditoria y control
Exponer a su empresa a un proceso de auditoría puede generar cierto malestar entre lo empleados. Sin embargo, esto puede evitarse si se trabaja sobre la idea de que es para perfeccionar ciertos procesos y para detectar errores e irregularidades. La importancia de contar cada cierto con un auditor externo radica en que se trata de una figura imparcial, difícil de sobornar, capaz de observar con ojo crítico lo que sucede en la rutina.

6- Controles y reportes
A mayor nivel en la jerarquía, mayor poder y mayores posibilidades de recibir sobornos. Es importante identificar las debilidades y solicitar reportes e informes a los empleados. Los puestos gerenciales tienen la responsabilidad de controlar y hacer cumplir las normativas, por lo que si algo se nos escapa, también nos cabe una responsabilidad indirecta.

Etiquetas: derecho, Empresas, fraudes, sociedades

.